BIMBA A SECAS

Escrito por pieldemelocoton 23-01-2017 en lucha. Comentarios (0)

Siempre he dicho que la inspiración puede encontrarse en cualquier rincón, desde una canción hasta una clase de matemáticas, aunque os parezca imposible, incluso cuando parece que lo que vemos es aburrido, monótono y gris. Y hoy, más gris que nunca.

Cuando por fin, después haber disfrutado de las Navidades entre apuntes y libros varios, he llegado a mi casa con mi último examen final de este cuatrimestre hecho, y espero que aprobado. He cogido mi teléfono móvil para echar un vistazo a mis redes sociales y me he topado con una noticia que me ha encogido el corazón: una víctima mortal más de esa nube negra que deambula por encima de nuestras cabezas y que en cualquier momento se posará sobre nosotros… El cáncer. La eterna, brillante e inspiradora Bimba Bosé ha perdido la batalla contra esa inmensa pesadilla que reconozco, me ha quitado el sueño más de una noche. Porque yo, la constante defensora del destino y de que todo está escrito, no puedo evitar pensar que irremediablemente podrá aparecer para dejar la peor huella que puede existir sobre la faz de la Tierra, penetrando en los más hondo de nuestro organismo para quitárnoslo absolutamente todo.

Y hoy no escribo solo por ti, Bimba, escribo por todos aquellos que sienten y padecen esta enfermedad día tras día. Muchos con positivismo y fuerza, y otros muchos con angustia y profunda tristeza que arrebata hasta los momentos más alegres. Y es difícil, lo sé. No voy a hacerme la heroína diciendo que yo sería de las del primer grupo porque quizás no fuese así. Cada ser humano reúne un conjunto de características que lo diferencian de los demás, y todos tenemos el mismo derecho a caer para volver a levantarnos después, o para seguir desplomándonos una y otra vez porque no vemos ni una pizca de luz al final del túnel. No es difícil perder el equilibrio cuando algo tan terrible coge el mando de nuestras vidas.

Afortunadamente no puedo hablar desde la experiencia en mis propias carnes, y no sabéis lo afortunada que me siento por ello. Pero algo de este calibre termina por hacer acto de presencia de alguna manera en el círculo en el que vivimos, y lo que he podido siempre sacar en limpio de una situación así, es que la alegría y las ganas de luchar son el mejor sistema inmunológico que podemos tener. Y comprendo totalmente a todos los que estéis luchando esta batalla prácticamente sin fuerzas ni ganas de seguir adelante, porque sé que no es fácil, y de verdad que me aterra pensar que tarde o temprano posiblemente muchos de nosotros acabemos bajo esa nube negra, y no puedo comprender cómo algo así sigue avanzando sin descanso ni piedad y que todavía no exista el antídoto definitivo para terminar con él y arrancarlo de cuajo de nuestras vidas. Pero siempre he dicho que la esencia de esta vida es tener fe, en lo que queráis, sea lo que sea, pero tenerla, y creer que algo bueno siempre se esconde a la vuelta de la esquina, y algún día podremos ganar definitivamente este asalto recordando siempre a los que han estado en el campo de batalla tantísimo tiempo, porque la vida está llena de historias y estoy segura de que el cáncer será una de ellas.

Se define la valentía como la ‘Determinación para enfrentarse a situaciones arriesgadas o difíciles’ y si hay alguien que merece ser dueño de este calificativo sois vosotros.

Ojalá pudiese enviaros fuerzas y ánimos por correo electrónico o directamente al buzón de vuestras casas porque no lo pensaría ni un solo segundo. Os admiro con todo mi corazón y  esto va dedicado única y exclusivamente a todos vosotros.